Hacia Cabo de Hornos... ¡el pendiente del marinero!

Antiguamente, los marinos llevaban pendientes de oro en las orejas para llevar sus riquezas encima, ya que si se llevaba en una bolsa se corría el riesgo de que un ladrón la robara.

También se dice que los pendientes en forma de aro, eran un símbolo utilizado por los marinos para hacer saber que habían atravesado uno de los cabos más peligrosos del planeta: el cabo de Hornos. Según la antigua tradición marinera, los navegantes que han superado navegando a vela este fin, se ponían un pendiente con forma de anilla en la oreja izquierda.

El Cheminées Poujoulat está a un día de llegar a Cabo de hornos. Los navegantes de la Barcelona World Race celebran el paso por el cabo de Hornos, a menudo, brindando con cava y comenzando la cuenta atrás de regreso a casa. 

¡Esperaremos a ver como celebran la llegada a hornos en esta edición!